Guía de orientación regulatoria

Introducción

De GOR
Saltar a: navegación, buscar

El acelerado cambio tecnológico experimentado por las telecomunicaciones y las ciencias de la computación ha tenido un impacto significativo en el desarrollo y avance de la tecnología aeroespacial. Este impacto ha tenido efectos importantes en los entornos empresariales generando oportunidades y escenarios de mayor productividad y eficiencia. Sin embargo, la disponibilidad de dispositivos y sistemas electrónicos avanzados de menor costo ha impulsado la creciente participación de entidades académicas alrededor del mundo en el entorno aeroespacial buscando desarrollar e integrar sistemas que en décadas pasadas eran prohibitivos en complejidad y costo. Esta condición ha abierto las puertas para que las universidades y centros de investigación de países en desarrollo y de economías emergentes, como México, puedan contribuir al desarrollo de satélites pequeños (pico y nano-satélites en sus diferentes versiones). Se observa por un lado, que existe capacidad para el desarrollo tecnológico de los componentes de un satélite pequeño y existe un buen número de ejemplos en los que diversas instancias académicas han diseñado e integrado prototipos funcionales de satélites pequeños, muchos de estos esfuerzos de desarrollo y aprendizaje han fructificado para permitir a los grupos académicos transitar por todos los eslabones de la cadena de valor de una misión espacial. Por otro lado, aunque el costo de los componentes o sistemas electrónicos se haya reducido, la regulación sobre obtención de recurso espacial, lanzamiento, registro y despliegue de aplicaciones ha sido un reto considerable ya que en muchas ocasiones, no se tiene el conocimiento, los recursos económicos y la unidad de visión institucional necesaria para enfrentar dicho reto sustancial.

Se tienen casos en los cuales el prototipo funcional del satélite pequeño ha sido terminado en tiempo y forma, sin embargo, la complejidad del proceso regulatorio actual a nivel nacional e internacional ha sido un inhibidor de peso para lograr el lanzamiento y prueba de dichos satélites pequeños. Aunque las instancias regulatorias reconocen la importancia del desarrollo y construcción de capacidades aeroespaciales nacionales y dar cabida a nuevos “jugadores” del contexto aeroespacial, es claro que no existe un marco de referencia regulatorio ad-hoc para satélites pequeños, con ello los nuevos entrantes enfrentan requisitos similares a los de un concesionario de satélites comerciales de tipo geoestacionario. De aquí que desde la incepción del proyecto de desarrollo de un satélite pequeño, resulta fundamental el considerar y dimensionar todos los procesos regulatorios involucrados y de esta forma conformar una misión espacial integral y realista que tome en cuenta a todos los agentes del ecosistema atendiendo en forma interdisciplinaria, colaborativa y coordinada todas las fases del proyecto. Debido a lo anteriormente mencionado, resulta imprescindible el generar un marco de referencia regulatorio que provea orientación a las instancias académicas sobre los elementos y pasos requeridos para completar la cadena de valor de una misión centrada en la aplicación de satélites pequeños. Con este marco de referencia disponible a todos los agentes del ecosistema aeroespacial nacional, se espera lograr aun incremento de casos de éxito en el flujo de aprendizaje hacia el dominio de la tecnología aeroespacial y sobre todo contribuir a la construcción de capacidades tecnológicas y regulatorias en esta disciplina que emerge como un sector significativo a nivel nacional en cuanto a creación de empleo y desarrollo industrial.

El alcance de este marco de referencia regulatorio esta circunscrito a los elementos necesarios para obtener la concesión de recurso orbital, la cual es elemento esencial para poder lanzar el satélite pequeño. Sin embargo, dada la naturaleza multifactorial del proceso regulatorio, se ha incluido información relativa a los aspectos de registro de objetos espaciales, importación-exportación y los asociados a basura espacial. De la misma forma, no se consideran los procesos normativos relacionados a pruebas y certificación de sistemas y componentes del satélite pequeño, los cuales son requeridos por la empresa a cargo del lanzamiento.

Por lo anterior se observa que en la cadena de valor del desarrollo de satélites pequeños, la tecnología es clave, sin embargo, los procesos regulatorios son eslabones cruciales para el éxito de la misión espacial y deben ser tomados en cuenta desde el génesis del proyecto, el cual es un ejercicio de naturaleza interdisciplinaria y colaborativa. El omitir estas consideraciones puede contribuir a retrasos considerables en la implementación y puesta en órbita del satélite pequeño.